1. MAMÁ TIENE EXPERIENCIA 3


    Fecha: 17/01/2023, Categorías: Hetero Tus Relatos Autor: CARAMELO, Fuente: Relatos-Eroticos-Club

    “-¿Tenemos tiempo para que me la des por el culito?
    -Sí, claro, mi amor. ¡Todo el tiempo del mundo!
    -Bueno, dale. ¡Metemela! ¡Bien, hasta el fondo!
    Fue a la mesita de luz y sacó un pomo.
    -Esto es el gel lubricante, para que entre fácil y no te duela…
    -Dale, poné bastante.
    -Claro. Primero chupámela un poquito y dejala bien mojada. Luego poneme el lubricante. ¡Quiero sentir tus manos acariciando la pija!
    Eso es lo que hice. La ensalivé bien con la lengua y le unté el gel. Le pasé las manos desde la cabeza a las bolas. Se deslizaban perfectas… ¡Así se deslizaría en mi culo!
    -Ya está. Untame el culito.
    Me puse en cuatro. Mi amorcito me lamió bien el hoyito, me pasó la lengua, chupó… ¡Todo hermoso! Y luego me embardunó bien, metiendo los dedos dentro, pero con el gel. ¡Entraban de maravilla!
    -Ahora la vas a sentir, tesoro. 
    -Siii… claro… - Fue cuando sentí la cabeza presionando. 
    Me estremecí de placer y de emoción. ¡Al fin tendría una pija en mi culo! Desde que conocí a Carlos añoraba eso. Mis amigas, las más grandes, las del barrio que ya estaban en el secundario, me lo habían dicho: «Al principio duele un poco, pero luego es todo placer. Si encontrás un chico que coja bien, vas a ver qué lindo.» Carlos la tenía bien dura, la cabeza hinchada. ¡Si entra la cabeza, todo el resto entra fácil! Empezó a empujar. Me tomó de la cintura y arremetía. El lubricante lo hacía genial. Me molestaba un poquito, pero era por el tamaño, no porque no entrara. Sentí cuando toda la ...
    ... cabeza había pasado el hoyito. ¡Toda adentro! Siguió empujando y se deslizaba preciosa. ¡Cómo si la sintiera en las tripas!  
    -¡Ah, ah! ¡Siiii! ¡Qué ricooo! ¡Qué lindo es coger por el culo! ¡Cómo me gusta!
    Ya la tenía metida por la mitad. Carlos se agachó sobre mi espalda. Me besaba y lamía. Metió dos dedos en la concha y me masajeaba por dentro. Hermoso. ¡Concha y culo ocupados por mi amor! 
    -¡Adentro, más adentro! - ¡Y las bolas pegaron contra los cachetes! ¡Qué lindo! 
    Empezó la meta y saca. Afuera, adentro, afuera, adentro… Siempre dejaba el glande dentro y empujaba nuevamente. Más rápido, más lento… Variaba para hacerlo más entretenido. Yo trataba de hacer fuerza para apretarle la pija con las “tripas” – más adelante supe que eso se llamaba “recto”-, pero me daba ganas de hacer caca…, así que dejé de intentarlo.
    Casi me tenía de rodillas, pues me había tomado de las tetas… Bueno, lo que alguna vez serían mis tetas…, y me había erguido, pero sentía los pezones entre sus dedos. Los apretaba y aflojaba al compás del mete y saca.
    Yo estaba en la gloria. ¡Tremenda acabada la mía! Aunque a mí me seguía pareciendo pis…
    -Ahora te lleno el culito mi amor… - Carlos lo dijo despacito, junto a mi oído.
    Me apretó, casi para ahogarme… ¡Se sacudió y me llenó de leche hasta las tripas! ¡Una sensación maravillosa!
    La dejó adentro un rato, hasta que sentí que se ablandaba. Me la sacó despacito, mojada y embardunada de gel lubricante y lechita. 
    -¡Ay Carli! ¿Me dejás que te la chupe? ...
«1234...»